Todos aspiramos con formarnos académicamente en alguna de las casas de estudio de nuestro país. Ese anhelo que nos roba el aliento e impone un estado de ánimo distinto es capaz de vaciar cualquier cuenta bancaria de forma rapaz, constituyéndose como un sueño difícil de alcanzar para muchos. Y es que estudiar en Chile no es sencillo, debido a los elevados costes de las matrículas universitarias.

Con un salario mínimo de $351.000 y aranceles de hasta $4.000.000 anuales, nos da una idea sobre lo que implica para cualquier familia enviar a sus hijos a la universidad, donde esperan prepararse en algún campo profesional por 5 años para convertirse en auténticos profesionales cualificados y dar paso a un futuro con mejor calidad de vida.

Estudiar en Chile: precios

Hay quienes optar por créditos que otorgan los bancos para tal propósito, los cuales brindan la posibilidad de abrir un destelle de esperanza entre la población y garantizar mejores posibilidades de desarrollo a las nuevas generaciones. Otros tantos son recios a endeudarse por su situación económica particular, deshaciéndose de bienes materiales para permitirle un acceso pleno a la educación universitaria.

A pesar de tantas dificultades, podríamos considerar a los jóvenes chilenos como “héroes” porque según cifras reportadas por el Consejo Nacional De Educación, durante el 2018 se produjo un incremento de 1.1% en los estudiantes matriculados en las universidades del país. De esta forma, es posible afirmar que cerca del 30% de los chilenos posee estudios superiores.

Estudiar en Chile con el sueldo mínimo

Algo histórico en comparación a datos de 1992, cuando solo un 11.5% de la población contaba con algún tipo de preparación universitaria. Tales datos dan muestra de cuánto hemos avanzado como sociedad, pero también dejan bien claro que debemos continuar trabajando para brindar un acceso pleno y universal a la educación universitaria en todos los segmentos de la sociedad.

Más que todo porque estudiar una carrera en Chile implica un desembolso económico de hasta 85.000 US$ en los 5 años o 10 semestres de duración, lo cual podría considerarse bastante elevado para cualquier hogar clase media-baja con ingresos básicos. Este escenario ha sido uno de los principales motores que ha impulsado a las protestas sociales, debido a que esos precios exorbitantes  son los responsables de que solo 4 de cada 10 jóvenes de 18 a 24 años puedan estudiar en la universidad.

Altos ingresos: Una motivación para esforzarse por el diploma

Sin embargo, quienes provienen de las clases populares más carentes hacen un esfuerzo sobrehumano por cumplir esas metas de profesionalizarse en el sector que más les apasiona, con la finalidad de concretar un propósito específico: Obtener altos ingresos que les permitan ascender socialmente y mejorar las condiciones de vida de ellos y sus familias.

84% de los universitarios que egresan de las casas de estudio en Chile se encuentran empleados en sus campos profesionales, gozando de salarios que parten desde el 1.000.000$. Sí realizan estudios a nivel de post-grado, tendrán un 93% de más posibilidades de encontrar un empleo con una remuneración sumamente atractiva y acorde a su perfil académico.

Un escenario que les motiva a sacrificar todo lo que más desean con la intención de obtener ese diploma de acreditación en un área específica. Ese documento que podrá parecer simple en un primer momento, pero les abrirá un montón de puertas a nivel laboral e impedirá que regresen al círculo de pobreza del que están saliendo.

Esta realidad también se repite en otros estratos sociales de la población, donde se les hace especial ahínco a los jóvenes para que alcancen un nuevo nivel de movilidad social a través de la preparación universitaria. Ingresos económicos elevados pueden justificar en algunos casos a la inversión elevada que realiza el alumno, quien tardaría en promedio hasta 4 años en recuperar ese dinero o saldar las deudas relacionadas.

Las carreras más caras en Chile

Medicina es la carrera más cara para estudiar en Chile. Un año completo puede llegar a costar más $8.500.000 (10.000 US$) según la casa de estudios en la que haya ingresado el alumno.

En la Universidad del Desarrollo tiene un precio por año de 307.5 UF, lo cual equivale a $8.837.000; Mientras que en la Universidad de Tarapacá requiere de un desembolso económico de $5.307.000.

Las carreras más caras de Chile

Las carreras más caras de Chile

Otra carrera de alto costo es odontología con un arancel anual de $8.238.000 en la Universidad del Desarrollo y $5.000.000 en la Universidad de la Frontera. La primera casa de estudios mencionada se considerada como la universidad más cara de todo Chile, donde un alumno puede requerir en promedio entre $10.000 $11.000 para cumplir su meta de profesionalizarse.

Le siguen otras carreras como Ingeniería en cualquiera de sus vertientes, cuyos costes de matrícula van por encima de los 6.500.000$. En otro sentido, las carreras más económicas para estudiar en Chile son Educación, Sociología, Obstetricia y Medicina Veterinaria con precios de matrícula anual que apenas sobrepasan los $1.500.000 a $2.000.000.

Gastos adicionales a la matrícula universitaria

¿Hay más gastos para estudiar en la universidad además del arancel anual? ¡Por supuesto! La matrícula es solo ese derecho que te otorgan las casas de estudio para cursar estudios en sus instalaciones, sumándole todos los requerimientos que ello conlleva. Pero aunado a esto, también se deben considerar ciertos factores imprescindibles para desarrollar esta tarea.

Manutención e implementos para prácticas son los más sonados. El primero cobra mayor relevancia, debido a que puede presentarse el caso en el que la carrera a cursar será impartida por una universidad lejana a su lugar de residencia. Esto hace que sea necesario añadir gastos adicionales como vivienda y alimentación, los cuales obligan a realizar desembolsos equivalentes de 1 a 2 salarios mínimos ($350.000-$700.000) mensuales en función de los requerimientos e intereses de cada individuo.

Gastos extra para estudiar una carrera en Chile

Gastos extra para estudiar una carrera en Chile

Santiago, Viña del Mar y Valparaíso ostentan alquileres residenciales que dejan a cualquiera sin aliento. Aún más a familias de clase media – media baja, quienes no disponen de un volumen de ingresos suficientes para destinar cantidades de dinero tan altas a hijos dependientes.

Muchos terminar ajustándose a la oferta que ofrecen sus universidades locales, basándose en la falta de recursos económicos para costear este tipo de excedentes o con el argumento de “poder utilizar ese dinero en otros propósitos igual o más útiles”.

Subsidios y Becas para cumplir sueños

Ante la carestía de la educación universitaria en Chile e imposibilidad de millones de jóvenes para acceder a ella por este motivo, diversas universidades del país en alianza con organizaciones privadas e instituciones públicas han puesto a disposición de la población a esos subsidios elementales para cumplir su sueño de ser profesionales y aspirar a una pronta movilidad social.

Uno de ellos es el programa de gratuidad en la educación superior 2021, donde se les brinda una exoneración del pago de aranceles durante la duración de la carrera a todos aquellos jóvenes o individuos que sean procedentes del 60% de los hogares más pobres de Chile.

Subsidios y becas en Chile

Subsidios y becas en Chile

Aquellos que deseen aspirar5 a este beneficio deberán seguir una serie de pasos y cumplir con los requisitos exigidos por las autoridades. La Universidad de Chile también ofrece una serie de becas y estímulos a los que desean estudiar, garantizándoles un pleno acceso a la educación universitaria con beneficios tales como el financiamiento del 100% de la carrera a cursar o atractivos descuentos en el pago de la matrícula.

De igual forma, cuenta con un programa de apoyo económico para estudiantes en situación de vulnerabilidad y residencias gratuitas con alimentación incluida. Los que estén interesados en obtener este tipo de ayudas deberán mantener un excelente académico y buena conducta en la institución.