La inteligencia emocional, un término acuñado por Peter Salovey y Jhon Mayer en 1990, define a esta como la capacidad de resolver problemas de forma controlada, regulando nuestras emociones y obteniendo resultados benéficos para nosotros y los demás.

Algunas de las técnicas más populares para potenciar el aprendizaje con la ayuda de las emociones son:

  1. La expresión emocional: Consiste en poder expresar nuestros sentimientos como profesor o estudiante, estimulando niveles adecuados de afectividad y aprendiendo a controlar las emociones positivas y negativas.
  2. Ponerte en los zapatos de otra persona: Antes de querer imponer nuestro punto de vista sobre las opiniones de los demás, es importante ponerse en el lugar de la otra persona, esto fomenta el debate constructivo, una de las fuentes más importante de información académica.
  3. Reflexionar y actuar: Ante hechos que no podemos controlar, como la actuación de los demás, es importante adquirir una actitud reflexiva, que nos llevó a esta situación y cómo podemos encontrar caminos de solución que beneficie a todas las partes.
  4. Los límites existen: Aunque la libertad de expresión es un derecho fundamental, tiene unos límites. Mi libertad termina donde empieza la libertad de la otra persona; aprender a controlar nuestro punto de vista ante diversas situaciones nos ayudará a expresarnos mejor, especialmente en escenarios con alta afluencia de personas.
  5. La automotivación: Potenciar nuestros pensamientos con ideas positivas y optimistas es una de las mejores maneras de mantener a la mente activa, sedienta de más conocimiento. El auto reconocimiento por los conocimientos aprendidos es una fuerte dosis de motivación que estimula el aprendizaje y nos lleva a por más.
  6. Reconocer lo negativo: Es muy importante el reforzamiento positivo de los estudiantes, pero no todo debe ser felicitado. Es importante aprender las bases de la frustración, de la existencia de los errores, estos son los principios del crecimiento y el aprendizaje, recordemos que los hechos científicos nacen de fundamentos empíricas de observación, la prueba y el error es el mejor método de aprendizaje práctico.
  7. El dialogo: Una combinación de las anteriores estrategias, tanto padres e hijos como profesores y estudiantes deben poder comunicarse de forma directa, muy ligado a la habilidad de poder escuchar y comprender, la comunicación como fuente de información emocional.

Las emociones adquieren un papel protagónico en la educación moderna, el uso de la psicología y la sociología en el método educativo permite personalizar a estudiantes y maestros.

Se reconocen a las personas como seres sensibles y pensantes, que por medio de la estimulación sensorial del entorno en el que se encuentran, procesan la información, la cual se trasmite a su corteza cerebral, lo que da forma a los pensamientos y al intelecto, al desarrollo de ideas, a la capacidad de memorizar la información, para finalmente planificar la conducta.

Los deseos, miedos y recuerdos estimulan nuestra habilidad para interactuar con la información y nuestras capacidades de socialización, por lo que el reforzamiento de estos sentimientos y la forma de trabajarlos es ahora el centro mismo del sistema educativo.